23 sept. 2008

Historias supercrueles, capítulo 11: Una mala Tokiwa-so

Hay veces que todo sale mal y hoy ha sido uno de esos días: no sólo por el dichoso resfriado que me pegó mi compañera y que me tiene enganchada al paquete de kleenex y a la caja de paracetamol, por la lluvia y por la imposibilidad de comprar tinta compatible y DVD sin moverme del barrio, sino porque la primera viñeta tiene texto por todas partes y me tocó las narices hasta tal punto que pasé el borrador por toda la viñeta y que le dieran por culo al dibujo; para más inri, en la página setenta y tres hay un bocadillo lleno de texto cuya interpretación nos ha dado un buen rato de conversación a Ajo y a mí... Al final, como Ajo siempre me da carta blanca, he optado por dejar la primera viñeta de la primera página como un campo de batalla y el texto de la página setenta y tres tal y como estaba, sin cambios, ni notas, ni leches. Ya aclaramos nosotros aquí que en los baños públicos de Japón suele haber una imagen del Monte Fuji presidiendo la sala y que sí, que la traducción podría estar más cuidada, pero tengo la neurona nadando en mocos y no puedo pensar con claridad a pesar de estar desarrollando adicción al paracetamol.

Y tanto jaleo ¿para qué? Para un capítulo que me ha parecido bastante más flojito que sus predecesores. Menos mal que el siguiente es más escatológico y que este fin de semana me voy a Granada, cosa que no tiene nada que ver con el manga pero me sube la moral igualmente xD

Quien quiera verificar la desastrosa combinación de un resfriado, un ratón rebelde y la más supina ignorancia en cuestiones photoshoperas, puede leer qué mala es la envidia y qué bonita la amistad haciendo uso de los siguientes enlaces:

-4Shared
-Megaupload

Para terminar, gracias a Ajo por su santa paciencia y por dar por sentado que soy cutre, de modo que nunca se molesta en criticar, y a Wassersohn por no darse cuenta de las faltas, pero ejercer igualmente de Quality Checker.